¡Larga vida a tu armario!

¡Larga vida a tu armario!

La lana y la seda son dos de los tejidos que requieren de unos cuidados más especiales. Existen detergentes específicos para estos tejidos, que penetran en las fibras y desintegran las manchas respetando los tejidos. Esencialmente detergentes líquidos para lavar a mano.

Evita las secadoras y si puedes seca tus prendas de seda o de lana en horizontal; para que no queden marcas a la hora de tender pantalones y faldas sujétalos por las costuras; las camisetas, por la parte inferior; y las camisas en perchas.

Aprovecha para planchar las prendas de lana cuando aún estén húmedas, aunque recuerda que muchas no requieren planchado. Si es necesario, realiza el planchado a una temperatura inferior a 110ºC o 150ºC.

En el caso de la seda, es preferible no exponerla directamente al contacto con la plancha. Si lo haces, pon encima de la prenda un paño o toalla para planchar la prenda, que siempre se debe hacer a baja temperatura.

Para guardar la ropa de lana que ya no vas a utilizar, asegúrate que está completamente limpia y seca antes de almacenarla durante largos periodos.

En lo que respecta a pantalones tipo jeans, lávalos de forma separada, especialmente en el primer lavado y plánchalos del revés, con la temperatura adecuada, y en la dirección del tejido.

All comments